Artículo 5

¿Cómo usar el localizador para llamar tu mascota?

¿Cuánto tiempo ha gastado a buscar a su mascota para llevarla a casa cuando se aleja demasiado o simplemente porque es la hora de volver para cenar? Probablemente mucho, y usted no es el único. Le explicamos cómo aprovechar al máximo su collar GPS Weenect para que su perro o gato coja el camino a casa por sí mismo.

El reflejo de Pavlov

Este nombre elocuente se debe al médico ruso del mismo nombre, que a principios del siglo XX, demostró que era posible condicionar a un animal para que actuara de un modo determinado en respuesta a un estímulo. Es la idea que se utiliza en las vallas eléctricas: cada vez que el animal intenta cruzar la valla, recibe una descarga eléctrica; al final, termina por asociar los dos sucesos y, en consecuencia, evita cruzar esta valla virtual.

En Weenect no estamos a favor de esta práctica, que puede ser dolorosa para el animal (aunque entendamos que alguien prefiera este sistema antes que perder a su animal). En lo que respecta a la prevención de huidas, le recomendamos usar la alerta antiescapada (entrada y salida de la zona).

Llamar su animal

Por otro lado, sobre la base de este principio, es posible condicionar a una mascota para que regrese a casa por su cuenta. Al hacer sonar o vibrar su collar GPS en cada comida, acabará en asociar los dos hechos. Entonces, tan solo tendrá que hacer clic en la aplicación Weenect para que su perro o gato regrese (cuando note que suena o vibra el collar, sabrá que es hora de comer).

Para obtener los mejores resultados, le recomendamos que le sirva la comida justo cuando venga; de lo contrario, es posible que la próxima vez no acuda, porque disociará los hechos. La comida sirve como refuerzo positivo de este comportamiento.

Weenect es ante todo un localizador GPS y así, su función es indicarle la posición de su mascota en todo momento. Sin embargo, las ventajas adicionales nunca vienen mal y conseguir que su mascota regrese sin tener que levantarse del sofá es algo que envidiarían muchos dueños.